La llegada de un bebé genera una serie de cambios en nuestra rutina diaria. Todo cambio requiere de un período de adaptación, pero cuando éste ya se ha alcanzado, es probable que empecemos a realizar, y a veces sin darnos cuenta, ciertas rutinas con nuestro bebé.

Las rutinas son muy importantes para los bebés, estas les brindan seguridad y la capacidad de percibir que en el mundo, hay ciertas personas que están a su cargo y al pendiente de su bienestar. De acuerdo a Spencer (s/f), existen tres tipos de rutinas que los papás utilizamos con nuestros bebés: la rutina estructurada, la rutina que sigue las necesidades de nuestros bebés y una que funciona de manera intermedia entre las dos anteriores.

La misma autora resalta que el ser muy estructurados, siempre al pendiente de la hora del reloj y respetando las actividades calendarizadas, puede causar frustración tanto en los niños, como en los padres, ya que los imprevistos del día a día no siempre permiten realizar las actividades previamente estipuladas.

El seguir siempre las necesidades de tu bebé, puede generar comida para éste, sin embargo, al igual que la opción anterior, las demandas del día a día, en ocasiones tampoco te permitirán abastecer las necesidades de tu bebé en todo momento. Por esta razón consideramos que lo mejor es lograr un balance (la tercera opción).

Es bueno ser estructurado, pero flexible a la vez. Es recomendable respetar el orden de las cosas, de los eventos que realiza tu bebé día a día, pero no siempre tienen que ser a la misma hora.

Esperamos que encuentres la rutina que mejor se adapte a tus necesidades y recuerda que el ser flexible te ayudará a adaptarte y a encontrar una solución a cualquier imprevisto que se te presente.

Referencias

Spencer (s/f). Recuperado de: http://www.parenting.com/article/finding-right-baby-routines?page=0,0