Si notas áreas rojizas, duras y sensibles en tus senos, muy probablemente puedas estar experimentando una mastitis. Una de las razones por la que esto puede pasar es por la obstrucción de los conductos de tus pechos. En ocasiones esto sucede debido a que no se vacían los pechos adecuadamente a la hora de amamantar.

Es muy importante no dejar pasar las tomas de leche de tu bebé, si por algún motivo, no lo tienes a tu lado para amamantarlo, puedes ocupar un tira-leche.

Baby Center (s/f) sugiere la aplicación de toallitas húmedas directamente sobre el seno afectado y dar pecho con mayor frecuencia a tu bebé si esto llegara a sucederte durante las primeras 12 a 24 horas.

Es importante destacar que si llegaras a experimentar una mastitis te comunicaras lo más prono posible con tu ginecólogo para que él valore si requerirías antibiótico.

El hecho de que la mastitis sea una infección, no significa que le debas de dejar de dar pecho a tu bebé de ese seno. Quizá, debido a la obstrucción de los conductos, se reduzca la cantidad de leche que tu bebé pudiera ingerir, pero nada malo le pasará a tu bebé.

Además recuerda que siempre el descanso y una buena alimentación ayudan a salir delante de cualquier infección que estés experimentando.

Referencias Baby Center (s/f) Recuerado de: http://www.babycenter.es/a4300010/dificultades-durante-la-lactancia-mastitis