Los bebés lloran porque sienten alguna incomodidad, tanto física como emocional.

Cuando tenemos un bebé recién nacido en casa y llora, no sabemos como reaccionar ante su llanto. Le ofrecemos de comer, lo abrigamos, lo mecemos, etc., hasta que damos con el clavo.

Todas estas prácticas que hacemos para calmar el llanto de nuestro bebé, nos van dando una idea de los diferentes motivos por los que llora. Hay diferentes tipos de llanto que demandan acciones diferentes de los padres. En ocasiones, nuestro bebé llora por diferentes motivos, puede tener frió, tener sucio su pañal y tener hambre al mismo tiempo. Es importante que aprendamos a priorizar las necesidades de nuestro bebé empezando por las que más apuran a las que menos. Cuando se te han agotado los recursos para calmar a tu bebe y este no deja de llorar, revisa su ropa, puede ser que ésta le resulte incómoda.

También verifica que su temperatura sea normal y en caso de no serlo, llama a tu pediatra. Es importante conocer también que algunos bebés lloran simplemente por liberar un exceso de energía que tienen en ese momento y al hacerlo, logran estar más tranquilos o hasta dormirse profundamente.

Si ya has alimentaste a tu bebé, lo abrigaste, le cambiaste el pañal, verificaste que su ropa no le molestara y no deja de llorar, Healthy children (2013) recomienda las siguientes técnicas para apaciguarlo:

- Mecerlo, ya sea en brazos o en la mecedora

- Acariciar su cabecita

- Dar golpecitos ligeros en su espalda

- Envolverlos en una mantita (como si fuera un taquito)

- Cantarle o hablare

- Ponerle música suave y tranquila

- Pasearlo en su carriola

- Pasearlo en coche

- Hacer ruidos a un ritmo o vibraciones repetidas

Esperemos que estos consejos puedan serte de utilidad y recuerda que debes de descansar y pedir ayuda a las personas a tu alrededor cuando te sientas exaltada. Es importante que te encuentres tranquila al momento de intentar calmar a tu bebé cuando llora.