En estas épocas de convivencia familiar, es muy común que tomemos la decisión de viajar, ya sea por visitar a nuestros familiares o simplemente por tomarnos unas merecidas vacaciones.

Si estas amamantando a tu hijo y vas a viajar, seguramente te preguntarás cómo le vas a hacer para alimentarlo mientras te trasladas de una ciudad a otra.

En este espacio comentaremos algunas ideas para viajar en carro o en avión con tu bebé.

Si viajas en carro.

Sabemos que la seguridad de tu bebé es fundamental y que no es lo ideal sacarlo de su porta-bebé para alimentarlo mientras alguien más conduce. Puedes optar por hacer una parada durante el camino para amamantar a tu hijo, pero si deciden no hacerlo, otra opción es llevar tu tira-leche para pasarlo después a un biberón y dárselo a tu bebé sin necesidad de sacarlo de su asientito.

Si viajas en avión.

Si eres penosa y no te gusta amamantar a tu hijo en público, puedes sentarte junto a la ventanilla del avión, este lugar te dará más privacidad que el pasillo. Te recomendamos que le des un poco de seno materno en el despegue y en el aterrizaje, ya que la succión ayuda a que no se le tapen los oídos a tu bebé por los cambios en la presión.

Si viajas sin tu bebé. Si has estado guardando bolsitas de leche materna en el congelador, es hora de usarlas. Muchas mamas tienen miedo de que al probar el biberón, sus bebés se desacostumbren y tarden en tomar nuevamente el pezón. Hoy en día existen en el mercado una gran variedad de biberones y algunos de ellos asemejan la forma del pezón, busca aquellos con los que tu y tu bebé se sientan más cómodos.

Si viajas sin tu bebé recuerda llevar tu tira-leche, quizá no sirva para dársela después, ya que no puedes asegurar que se conserve bien, pero evitarás que se constipen tus senos. Cada vez se toman más en cuenta a las mujeres que amamantan a sus hijos. En algunos aeropuertos hay baños familiares en donde puedes entrar con tu bebé y puedes amamantarlo con privacidad.

¡Que tengas un buen viaje!